Rebú

Coproducción con el Espacio Odeón

Es el invierno de 1894 en un gélido fiordo al oeste de Noruega. Torvaldo y Bianca están recién casados. Viven su idilio conyugal lejos del mundo, preparándose para recibir la visita de Vladín, la hermana de Torvaldo, que viene supuestamente a pasar sus últimos días allí.

Trae consigo a Nataniel, su bien más preciado, un enigmático personaje al que trata como si fuera su propio hijo. Su llegada hará florecer los secretos más terribles e inconfesables de cada uno de ellos.

Uno de los temas recurrentes dentro de la dramaturgia del autor de Rebú Jô Bilac es la propia teatralidad, el hecho teatral como tema de la representación: hay en sus obras un constante juego entre realidad y ficción, entre creación y verdad. Por eso, la adaptación que realizó la compañía amos se puede describir como una paulatina irrupción de lo real en medio de lo teatral. Nos interesa justamente problematizar esa frontera entre realidad e ilusión escénica. Así, en la medida en que va desapareciendo la escenografía, va surgiendo el edificio teatral como testigo silencioso de una magnificencia en permanente construcción y deconstrucción.

 

FICHA TÉCNICA
Duración: 80 minutos
Público: mayor de 12 años
Año de estreno: 2015

Dirección y adaptación: Matías Maldonado
Dramaturgia: Jô Bilac
Elenco: Hernán Cabiativa, Natalia Helo, Javiera Valenzuela y Javier Gardeazábal
Dirección de arte: Lucas Maldonado
Diseño de sonido: Tomás Arenas
Diseño de luz: Camila Acosta e Danilo Canguçu
Producción: Juliana García (Teatro del Embuste) y Vanessa Adatto (Espacio Odeón)
Realización de escenografía y utilería: Lucas Maldonado y César Martínez
Diseño de vestuario: Lucas Maldonado
Asistente de dirección: Alejandra Gaitán
Asistentes técnicos: Omar Santafé y Mónica Diaz
Diseño gráfico: Eva Giraldo
Registro fotográfico y audiovisual: Danilo Canguçu
Traducción: Carolina Virgüez
Textos adicionales de: “Savana Glacial” de Jô Bilac y “Tebas Land” de Sergio Blanco

 

COMENTARIOS DE PRENSA

“Entra en escena la genialidad de Maldonado: el director bogotano, en una decisión arriesgada, pero acertada, añade una nueva capa a la obra. Decide, en intervalos, interrumpir la acción de la trama para dar paso a unas divertidísimas interacciones entre los actores. En una ocasión, los protagonistas discuten sobre la pertinencia de utilizar a un animal tropical como el ejemplo de una mascota que tendría un noruego. […]Pero Maldonado no se queda ahí. En las interrupciones opta por manipular la trama de Bilac y así, de repente, los intervalos se convierten en la fuerza determinante de la obra. Con destreza, el director mezcla las dos ficciones para crear una pieza en donde los personajes (y los actores) parecen asumir el control de sus destinos. En últimas, el gran mérito de Rebú es hacerles olvidar a los asistentes que lo que están viendo es teatro. Aunque, como recuerda una voz en off hacia el final, toda obra es embuste.”
Christopher Tibble, Revista Arcadia

 

“Un trabajo actoral sobresaliente en el que Natalia Helo, Hernán Cabiativa, Javier Gardeazábal y Esmeralda Pinzón le dan vida a una historia que, a medida que va transcurriendo, va sorprendiendo más al público que termina envuelto en un divertido juego de teatro dentro del teatro, celebrando cada giro absurdo que aparece y reconociendo que en el escenario todo es posible, por absurdo que parezca, desde que esté bien hecho.”
Alberto Sanabria, El Tiempo

 

Rebú habla de qué es Bogotá para mí. Habla de actores jóvenes pero maduros en una actuación que logra relacionarse desde una sincera risa con el público. Habla de escenarios muy bien montados y diseñados a lo bogotano, es decir como metrópoli latinoamericana. (…) El Teatro del Embuste toma a Rebú de Bilac y la propone suya, la envuelve en colombiano, le pone sal y pimientica.”
Karla Armas, Revista Contraluz

 

Rebú hace una reivindicación de la pose. El actor posa; el director posa; la historia posa; y el público posa con ellos para entender la ironía del artificio: es la mentira que devela una verdad, es una falsedad que imprime una idea auténtica, es un artificio que nos señala nuestras propias naturalezas, es una carcajada dirigida al dolor, es una lágrima que sale de la risa. Y, en este sentido, es también un montaje paradójico: por medio de la pose, Rebú se hace honesta y real. Divertidísima, es además una obra de teatro muy teatral. Claro, es también una obra tan redundante como mi afirmación, pero justamente esa es la idea y el secreto de su éxito: sacar del clóset al teatro ha llevado que muchas personas conecten con ella y entiendan que ahí, en esas “realidades no reales”, hay algo, siempre, de nosotros mismos.”
Mauricio Arévalo, Revista Artificio

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com