Sabana Glacial

Una coproducción con el Espacio Odeón

Con una dramaturgia fragmentaria y llena de abismos meta-teatrales, Sabana Glacial es un thriller psicológico basado en el tradicional motivo del triángulo amoroso. Michel, intelectual y profesor de cine, trata de escribir su primer guión mientras cuida a Meg, su joven mujer, quien sufre de amnesia tras un violento accidente automovilístico. En medio de las cajas aún sin desempacar fruto de una no tan reciente mudanza, la pareja pretende llevar una vida sin sobresaltos y ajena a los traumas del pasado, hasta que irrumpe la perturbadora Agatha, su vecina, una maquilladora de novias y difuntos. A su vez, un enigmático hombre-perro sin relación aparente con los personajes, transita por el espacio llevando al espectador a cuestionarse en permanencia cuál es la verdad y cuál la mentira, dónde está la frontera entre realidad y representación, qué parte de la memoria corresponde a una vivencia cierta y cuál a un recuerdo inducido o imaginado. Cada escena es un intento desesperado por aprehender una realidad siempre esquiva e imposible de fijar en el tiempo.

Sabana Glacial plantea una serie de interrogantes que se ubican en el centro de las investigaciones formales y temáticas de la compañía. No es sólo la segunda obra de Bilac que montamos; es el complemento necesario dentro de una reflexión en torno a la dicotomía realidad-ficción. A la manera de las muñecas rusas que contienen otra de menor tamaño, que a su vez contiene a otra, y así sucesivamente, Sabana Glacial plantea un universo poblado por personajes constantemente en busca de un personaje, en busca de un personaje, en busca de un personaje… Así, nos interrogamos sobre el componente de mentira que acompaña lo que consideramos verdad y, más aún, sobre los resquicios de verdad que subyacen a la mentira. Las múltiples capas de verdad/mentira, realidad/ficción, memoria/vivencia, recuerdo/imaginación, llevan a que el espectador se cuestione en permanencia cuál es la verdad y cuál la mentira, dónde está la frontera entre realidad y representación, qué parte de la memoria corresponde a una vivencia cierta y cuál a un recuerdo inducido o imaginado.

 

FICHA TÉCNICA
BECA DE CREACIÓN NÓVELES DIRECTORES – IDARTES, 2016

Duración: 80 minutos
Clasificación: mayores de 16 anos
Año de estreno: 2017

A partir de “Savana Glacial” de Jô Bilac

Dramaturgia y dirección: Matías Maldonado
Elenco: Hernán Cabiativa, Natalia Helo, Javiera Valenzuela y Danilo Canguçu
Músicos en escena: Alexandre Legler (Piano) y Diego Rivera (Violín)
Producción: Juliana García, Lina Ruiz y Vanessa Adatto
Dirección de arte: Lucas Maldonado 

Diseño de sonido y dirección musical: Tomás Arenas
Multimedia: Derwin Colls
Asistente de dirección: Alejandra Gaitán
Asistentes técnicos: Omar Santafé y Mónica Diaz
Diseño gráfico: Eva Giraldo

Registro fotográfico: #TallerRuvenAfanador2016 (sesiones antes de la obra) y Gómez (fotos de la temporada)
Traducción: Danilo Canguçu
Textos adicionales: “Discurso sobre el plano secuencia o el cine como semiología de la realidad” de Pier Paolo Passolini
Música compuesta a partir de:
“Sonata Kreutzer” (1er movimiento) de Ludwig van Beethoven

 

COMENTARIOS DE PRENSA

“En esta obra, el director Matías Maldonado define aún más su manera de trabajar y su estilo. Como en las anteriores producciones, hace una lectura muy personal y detallada para desentrañar elementos provocadores y reelaborarlos, con lo que sorprende hasta a los mismos dramaturgos. […] Maldonado parece inspirarse en sus actrices y actores y en las hermosas ruinas del Odeón que le sirven de escenario. […] Natalia Helo, con su manera misteriosa y juguetona, da vida a Agatha, vecina manipuladora que va tejiendo el enredo en el que caen Meg, una mujer que perdió la memoria y hace ponqués, interpretada de manera muy conmovedora por Javiera Valenzuela, y Michel, su marido, hecho con mucha gracia por Hernán Cabiativa. El componente misterioso y onírico es dado por un hombre disfrazado de perro, interpretado por Danilo Canguçu.”
Alberto Sanabria, El Tiempo

 

“La obra puede ser como ese recuerdo que se va descomponiendo mientras se trata de reproducir en la mente, o como esa lejana canción que se intenta rearmar con los pocos acordes que llegan a la cabeza. Es un rompecabezas, una historia fragmentada que el espectador tiene que ir componiendo. […] Pero no solo es un rompecabezas narrativo, Sabana glacial también parece descomponerse en esa arquitectura derruida del Odeón, plagada por una utilería construida en cajas de cartón y por velos que parecen dividir la acción en diferentes planos. […] Así empieza un frenético juego entre la realidad y la invención, lleno de detalles surrealistas, como ese hombre con cabeza de perro que desfila libremente por el escenario o esas sillas de ruedas de las que los personajes se paran y se levantan constantemente. También están los velos que se cierran y se abren, y sirven para proyectar imágenes que bien podrían ser recuerdos o situaciones imaginadas.”
Yhonatan Loaiza, El Tiempo

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com